Etiquetas

....Cabalgué a lomos del Dragón. Y él volvió hacia mí sus enormes ojos color violeta. Y me sonrió.




domingo, 18 de abril de 2010

Requiem por Johny Bacterio

Menos para dos personas en este mundo, lo que viene a continuación no tendrá ni pies, ni cabeza ni sentido. Cada uno tenemos nuestros propios abismos... He dudado si publicarlo, pero me decido porque tiene como un destello de misterio, de magia, de genialidad, y por extraño que parezca, debe existir un cierto sentido en el simple hecho de que exista.
========================================================

Hoy, nueve de Marzo de 2010, a eso de las siete y media, Johny Bacterio, mi otro avatar en Facebook, dejó de existir. Borré su perfil en Facebook. Las razones que motivaban su existencia, de repente desaparecieron, y por lo tanto, su existencia dejó de tener sentido.
Dondequiera que estés ahora, Johny, perdóname. En el corto tiempo en que nos conocimos fuiste mi confidente, un hombro en el que llorar. Te confié mis miedos y mis esperanzas, y te encomendé una misión. Pero antes de que pudireas cumplirla, te aniquilé. Mal te he pagado, la verdad. Tuve que hacerlo. Por lo menos te debo este réquiem.
Johny empezaba a tener comporamiento y pensamiento propios. Eso me gustaba. Se expresaba con soltura y espontaneidad, cosa que a mí me cuesta bastante.
Antes de desaparecer, me preguntó si eso era la muerte, y si le dolería. Le contesté que no lo sabía a la primera pregunta, y que creía que no a la segunda.
Se despidió con un pensamiento certero y agudo como todos los suyos. Cuando yo clickaba el botón de Eliminar. me dijo: "Si, como dices, soy tan sólo la lucubración de una mente que existe en otro plano, ¿Cómo puedes tú estar seguro de no ser lo mismo?"
Aún ahora sigo dándole vueltas a eso.
La misión que no pudo cumplir seguramente quedará para siempre sin ser cumplida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario